Translate

sábado, 24 de marzo de 2012

La capacidad de superación de la fuerza anímica

Petirrojo herido
Los animales no sienten lastima por sí mismos sino que les mueve el instinto de supervivencia que les empuja a seguir a delante a pesar de no tener posibilidad de sobrevivir, luchadores natos que utilizan toda su vigorosidad para sobreponerse de las contrariedades, carentes de prejuicios les mueve la energía vital y la capacidad de sentir.

La capacidad luchadora que poseen de forma natural es la energía sanadora que hace que se repongan de situaciones limite a pesar de darlos por desahuciados, disposición latente en el ser humano que es capaz de reponerse a pesar de expectativas negativas, fuerza que radica en la voluntad.

El afán de superación y la compresión de las formas de vida otorga al hombre la sabiduría para vivir en armonía, paz que facilita gozar de plenitud en un modo de vida siempre incompleto, lleno de cosas pero carente de satisfacciones que completen el vacío anímico. 

Los animales poseen en la simplicidad de sus vidas la clave para que el hombre sea feliz y encuentre las respuestas perdidas durante la evolución, interior enmudecido por la civilización del espíritu, encaminado a encontrar el eslabón perdido que une la naturaleza con la civilización.