Translate

viernes, 17 de abril de 2009

Pelayos o pelayinos, postre Astur

Es un pequeño postre de manzana recubierto de mazapán de almendra, el cual crea la combinación de ambos productos un sabor dulce, dejando en el paladar un gusto suave a la vez que agradable a la fruta del pecado “la manzana”, sin llegar a ser empalagoso pero suficiente para quedarse satisfecho.
Ideal para acompañar con café o té, mientras se comparte la sobremesa con amigos o familiares, disfrutando de la esencia gastronómica del Principado. 
Además, al comprar este pastel te regalan una pequeña descripción bonita e ingeniosa, escrito en tres idiomas castellano, bable e inglés la cual se redacta a continuación. 
Los Pelayos tienen raíces en lo más profundo de la historia de Asturias, en los tiempos de la Reconquista, cuando entraron en contacto las culturas musulmana y cristiana. 
Aquel encuentro supuso cruentos enfrentamientos militares, como la famosa batalla de Covadonga, en la que Pelayo rechazó a los invasores, pero los árabes nos legaron también valiosos conocimientos y costumbres. Por ejemplo, su refinado gusto por la repostería. 
Estos Pelayos quieren ser símbolo de lo mejor de ambas tradiciones, como la manzana asturiana y la almendra mediterránea. Un exquisito mazapán de almendra relleno con crema de manzana, que es también un bocado escogido de nuestra historia y de nuestra cultura.

2 comentarios:

  1. La combinación de dulce de manzana y almendras suena interesante. ¿Saben de algún sitio en Gijón que los venda? ¿en el centro de Asturias?

    ResponderEliminar
  2. En Cimadevilla en Gijón, se que se vende este dulce que fue donde lo compre.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Artículos de interés humano.